La Obsesión de Marie (Epilogo)

By Santiago Arlett

Presiona Aqui para enviar tus comentarios!

Aquella fue la última vez que la vió, disfrutó y supo de la menuda Marie. Muy pronto Jimmy fue trasladado por su periódico como corresponsal en Viña del Mar, donde algunas noches de plenilunio, el impredescible romper de las olas le hace recordar a la esquizoide y pervertida personalidad de tan seductora y bella quebequence. El romper de las olas en el roquerío de la Avenida Perú y las puestas de sol desde la playa de Reñaca, sin duda vivirán en la memoria de Jimmy por mucho tiempo, causal de nostalgia y tristeza por el fatídico sino de la que había sido por corto tiempo su excepcional amante.

Qué insondables misterios rodearían su leiv motiv de vida?

Qué acontecimientos de un pasado milenario habrían detonado en su vida de hoy, que la hacían actuar de esa forma? Qué la haría reuhir del amor de pareja en su expresión más sublime? Siempre decía, "mañana ... qué es el mañana? El mañana siempre trae su propias tareas. No vale la pena preocuparse por algo que aún no ocurre", parafraseando las enseñanzas o bien jugando con su real significado. A ella le gustaba jugar. Jugaba con su vida, jugaba con las sociedades ... jugaba con el amor. Y a ella le gustaba jugar.

De esta historia ha pasado un buen tiempo. Hace mucho no se sabe nada de ella. Dicen haberla visto en La Serena, otros, más al norte de Chile. Quizáz ha regresado a su tierra natal. Tal vez esté en otro país u otro continente. No lo supo nunca más. Lo único cierto es que en cualquier parte que Marie se encuentre – y puede ser cualquier rincón de este planeta -, habrá un Jimmy cubano, canadiense, latino, inglés o griego – no importa - con tal que la satisfaga y la llene de aquellos viscosos líquidos ... o sea diestro en el manejo de un vibrador, razón de su vida e inagotable fuente de placer.

Preciona Aqui por Mas Historia




Return to Blowout Stories

Return to Beach Baby Stories